Pesto de Brocoli

INGREDIENTES

  • 1 cabeza de brócoli grande
  • 6 dientes de ajo pelados
  • 1 taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1/2 taza de queso de Cabra o Parmesano rallado
  • 1/3 de taza de piñones recién tostados
  • 1 taza de hojas de albahaca frescas
  • Sal y pimienta al gusto

PROCEDIMIENTO

  • Precalentar el horno a 400º, separar el brócoli en florets y colocar extendido en una bandeja de horno junto a los 6 dientes de ajo ya pelados.
  • Rociar con dos cucharadas de aceite de oliva y hornear unos 20 minutos, hasta que el brócoli empiece a dorarse.
  • Disponer el brócoli y los ajos asados en una batidora o en un mortero, junto a las hojas de albahaca, los piñones, el queso, el aceite, la sal y la pimienta.
  • Triturar hasta obtener la textura deseada.  Es ideal para servir sobre otros vegetales o sobre una pasta con anchoas y pasas de uva.

Ensalada de Bok Choy

INGREDIENTES

  • 1 lb bok choy picado a la mitad 
  • 1 lb malanga lila hervida (picada en cubos medianos) 
  • 1 lb calabaza hervida (picada en cubos medianos) 
  • 4 oz queso de cabra y guayaba (picada en cubos pequefios) 
  • Vinagreta de papaya (4 oz papaya,4 oz aceite de oliva, 2 oz vinagre de manzanas, molido en triturador hasta licuado)
  • Sal y pimienta a gusto 
  • 4 oz zanahoria rayada 
  • Nueces (opcional)

PROCEDIMIENTO

En un mixing bowl agregar las calabazas, la malanga y el queso y remojar con la vinagreta de papaya. Poner las viandas en un plato. Seguir colocando el bok choy (frito o salteado) alrededor de las viandas nuevamente remojan­dolas en la vinagreta. Decorar con rayadura de zanahoria y nueces. 

Escabeche de Berenjenas

Ingredientes:

  • 1 libra de berenjenas
  • 4 tazas de agua
  • 4 tazas de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharadas de sal
  • 4 dientes de ajo picado en láminas
  • 3 hojas de laurel
  • 5 hojas de albahaca
  • 1 cucharada de orégano seco o fresco
  • 1 chile picante picado bien pequeño
  • 1 taza de aceite de Oliva 

Procedimiento:

  • Calentar las 3 tazas de agua y  de vinagre y añadir la sal.
  • Lavar las berenjenas y picarlas en rodajas de 1/2 pulgada.
  • Hervir las berenjenas 2 minutos en el agua con vinagre, hasta que estén tiernas por fuera y firmes por dentro.
  • Retirar las berenjenas y escurrirlas bien.
  • Colocar las rodajas de berenjenas en un frasco de cristal limpio intercalando con el resto de los ingredientes y finalmente cubrir con el aceite de oliva.

Berenjena a las brasas con jarabe de Ketembilla y comino

INGREDIENTES

  • 1 berenjena de 1 libra 
  • 1 limón verde exprimido
  • 2 cucharadas de sésamo tostado al momento
  • 1 cucharada de cilantro picado
  • 1 cucharada de yerba buena picada 
  • 1 diente de ajo bien triturado
  • Sal a gusto
  • 1/2 taza de Ketembillas cortada en láminas finas
  • 1/2 taza de azúcar morena 
  • 1/2 taza de vinagre de piña o de Manzana
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

PROCEDIMIENTO

  • Colocar la berenjena entera a fuego directo (puede ser sobre carbón, leña o en una hornilla a fuego de gas) y cocinarla hasta que la piel quede quemada y la pulpa cocida en su totalidad. 
  • Reservarla al sacarla del fuego en un envase tapado, para que el vapor que se genera, nos ayude a quitar la piel fácilmente. 
  • Condimentar en un bowl la pulpa de la berenjena con el sésamo tostado, las hierbas picadas, el ajo triturado,  y sal.
  • En una olla pequeña tostar las semillas de comino, luego añadir el vinagre y el  azúcar hasta que reduzca a un tercio y tome consistencia de jarabe y reservar. 
  • Servir el puré de berenjena en un bowl y terminar de alinear con aceite de oliva extra virgen y el jarabe de Ketembilla y comino.
  • Sugerimos acompañarlo de yogurt y algún pan plano casero.

Flan de batata

INGREDIENTES PARA EL FLAN

  • 1 -1/2 tz batata blanca hervida en agua y majada (*opcional puede agregar palitos de canela y anis estrellado al agua mientras hierve.)
  • 1 lata leche evaporada
  • 1 lata leche condensada
  • 5 huevos
  • 1/2 tsp sal
  • 1 tbsp vainilla
  • 1 tsp canela en polvo (opcional)
  • 1/4 tsp nuez moscada (opcional)

INGREDIENTES PARA EL CARAMELO

  • 2 tz azúcar blanca
  • 1/2 tazas de agua

PROCEDIMIENTO

  • Hacer el caramelo con el azúcar y agua, agregar al molde de cocción y dejar endurecer y enfriar completamente.
  • Para el flan mezclar todos los ingredientes en una licuadora hasta que esté bien cremosa la mezcla.
  • Dejar reposar hasta que todos o la mayoría de las burbujas se hayan explotado.
  • Vertir la mezcla de flan en el molde con caramelo frío.
  • Cocinar en baño de maría, a 350 grados por alrededor de 1 hora a 1:20 horas.
  • Hasta que pueda introducir un palillo de dientes y salga limpio sin mezcla líquida.

Sopa fría de aguacate y recao

INGREDIENTES PARA SOPA

  •  1 aguacate grande maduro cortado a la mitad, pelado y sin hueso
  • ¼ taza de jugo de limón fresco (de 2 a 3 limas)
  • 1 cucharadita de sal kosher, o al gusto
  • 3 tazas de caldo de verduras

INGREDIENTES PARA ENSALADA

  •  2 tazas de repollo rojo en rodajas finas
  • 1/2 jalapeño, sin semillas y picado (opcional)
  • ¼ taza de hojas de recao picado
  • ¼ taza de cubos pequeños de pepino
  • ¼ taza de cebolla roja picada en Juliana fina
  • ¼ taza de rábanos en juliana
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de miel
  • Sal a gusto

PROCEDIMIENTO

  • Combinar los aguacates, el jugo de limón, la sal y el caldo de verduras en una licuadora y mezclar a alta velocidad hasta que quede cremoso, agregando lentamente más caldo si es necesario, hasta que la mezcla tenga la consistencia de una sopa cremosa. 
  • Probar y añadir más sal si la necesita. 
  • Transferir a un bowl y refrigerar hasta que se enfríe.  (Servir la sopa rápidamente para que mantenga su color.)
  • Mientras tanto, prepar la ensalada: combinar el repollo, el jalapeño, las hojas de recao, el pepino, la cebolla roja y los rábanos en un bowl y mezclar bien.  Agregar jugo de limón, aceite, miel y sal y volver a mezclar.
  • Servir la sopa en platos hondos y colocar una cucharada grande de ensalada.

Chimichurri de Aguacate

INGREDIENTES

  • 1/2 taza de aceite de aguacate o de oliva extra virgen
  • 1/4 taza de jugo de limón 
  • 1/2 taza de agua caliente
  • 1 diente de ajo picado pequeño 
  • 1 taza de perejil picado
  • 1/2 taza de cilantro picado
  • 2 cucharadas de orégano fresco picado o 1 de orégano seco 
  • 1 aguacate pelado, sin hueso y picado en cubos pequeños 
  • Sal
  • 1/4 cucharadita de chile picante

PROCEDIMIENTO

  • En un bowl mezclar el aceite el agua y el jugo de limón.
  • Añadir el ajo y la sal hasta que esté balanceada la acidez.
  • Incorporar las hierbas (Cilantro, perejil y orégano) y dejar infusionar a temperatura ambiente durante 30 minutos.
  • Agregar por último el aguacate picado y el chile picante.
  • Puede acompañar  cualquier tipo de carnes, pescados y vegetales asados.

Rambután: buena fuente de cobre y Vitamina C

El rambután es una fruta esférica, con un tamaño similar al de una bola de golf. Su cáscara es fuerte, roja y está rodeada por unos filamentos finos que simulan pelo. Al abrirla vas a encontrar algo muy parecido a la pulpa de una quenepa, pero de color blanca. Su sabor también es cercano al de la quenepa, pero su textura se parece más a la de una uva. Definitivamente es más agradable al comer que la quenepa. Primero porque no es tan astringente y evitas que se te esté pelando la lengua y segundo es mucho menos fibrosa, por lo que no se te van a estar quedando fibritas molestosas entre los dientes. 

El sabor dulce y agradable del rambután se le puede atribuir a su gran contenido de carbohidratos, específicamente de fructosa. Este tipo de carbohidrato se clasifica bajo las azúcares, por lo que es de rápida digestión. Las azúcares, nos proveen energía y son idóneas al momento de hacer ejercicio. El problema de la azúcar estriba en consumirla en exceso. El rambután contiene 15g de azúcar por cada 100g de fruta, si lo comparamos con una barra de chocolate como “Snickers” que contiene 47g de azúcar en cada 100g de chocolate, podemos ver que tendríamos que comer un volumen significativo de la fruta para poder llegar a un exceso.

El rambután contiene una variedad de nutrientes en cantidades pequeñas. Contribuye entre un 2-6% de las necesidades diarias de manganeso, fósforo, magnesio, potasio, hierro y zinc. Estas cantidades aunque pequeñas, son necesarias para poder alcanzar el 100% al final del día. El rambután cumple ademas con un 20% de las necesidades diarias de cobre. Este mineral es importante para el crecimiento y salud de las células óseas, cardiacas y cerebrales. También aporta con un 50% de las necesidades diarias de vitamina C, que importante para el sistema inmune y es un gran antioxidante. Curiosamente su mayor contenido de antioxidantes y fitoquímicos no se encuentran en la pulpa, se encuentran en su cáscara. Sin embargo, no te recomiendo hacer la cáscara parte de tu dieta, ya que en grandes cantidades podría llegar a ser tóxica.

Si quieres disfrutar de esta rica fruta y evitar que se te dañe, te invito a envolverla en plástico con todo y cáscara y guardarla en la nevera. Una vez cosechada esta fruta tiende a perder mucha agua y deshidratarse. Este método puede alargar el tiempo de uso de la fruta hasta una semana. Su piel puede que se torne marrón, pero cómetela con tranquilidad porque esto no es indicativo de que la fruta este dañada. 

Rambután: la roja y peluda

Nephelium lappaceum L.

Cuando me ofrecieron rambután por primera vez experimenté una indiscutible repulsión. Las espinillas sinuosas que brotaban de la piel me provocaron una asociación inmediata con el cabello lleno de serpientes de la mítica Medusa. Recuerdo que me la pusieron en la mano izquierda. Con circunspección – pero haciendo el gesto que corresponde para no lucir un foodie de mierda-, hundí la uña del pulgar derecho entre las espinas. Rasgué la cáscara, y saqué una semilla ovalada, de pulpa firme y lustre opalino y resinoso. El primer mordisco me trajo al paladar algo de la acidez de la guanábana. El segundo, algo de piña dulce. Con el tercero, eché al olvido la imagen del pelo serpentino de Medusa. Entonces pregunté quien cosechaba esa deliciosa fruta, ovalada, de color amarillento rojizo llena de pelos.

Esta curiosa fruta lleva nombre masculino en castellano: el rambután. Es un derivativo del malayo rambut, que significa pelo. La mayoría de los comentaristas están de acuerdo en que el árbol del rambután es originario de Malasia e Indonesia. Igual, consideran que se cultivaba en estas regiones desde tiempos prehistóricos, y que siglos después los comerciantes árabes que viajaban entre Arabia, India y Africa lo llevaron a otras tierras, específicamente las Islas de Zanzíbar y Pemba, en la costa Oriental Africana.

Sobre el arribo del rambután a tierras americanas y a Puerto Rico no hay nada certero. Algunos intérpretes indican que arribó primero a Honduras, y luego pasó a Costa Rica llevada a este último país por la frutera multinacional United Fruit Company, en la década de 1960. Pero un boletín difundido en Honduras en 2017 por el proyecto Fortalecimiento Comercial de Empresas, Promoción de Exportaciones e Inversiones – que es patrocinado por la Asociación Hondureña de Productores de Rambután-, considera que fue a Puerto Rico a donde llegó por primera vez, indicando que fue a principios del siglo XX. Mas sobre esto, hasta el día de hoy, no he encontrado evidencia alguna. Incluso no hay referencias a la fruta en los tratados botánicos de Puerto Rico de fines del siglo XIX y principios del siglo XX.

Lo que sí es cierto es que, en 1999, y con el auspicio del Departamento de Agricultura Federal y el la Estación de Investigaciones en Agricultura Tropical del RUM, comenzó a experimentarse con el rambután en Puerto Rico, sembrándose cinco especímenes en Corozal y en Isabela. Los experimentos estuvieron a cargo de los científicos Ricardo Goenaga y David Jenkins. Los rambutanes sembrados rindieron sus primeros frutos en el 2005. En el reporte de los resultados, publicados en 2011 en la revista Hort Technology, los científicos establecieron que el objetivo era experimentar las posibilidades del rambután para exportación a los Estados Unidos, toda vez que el aumento en el consumo de frutas exóticas se visualizaba como un potencial mercado en las ciudades más cosmopolitas. Igual, según los científicos, los únicos territorios estadounidenses donde se sembraba rambután eran Hawaii y Puerto Rico totalizando un área de 110 hectáreas.

Actualmente los países de mayor producción de rambután son Tailandia, Malasia, Vietnam, India, Sri Lanka y Filipinas, a donde se llevó en 1912 traído de Indonesia. En estos países se destinan al consumo fresco así como para la elaboración de conservas enlatadas. Curiosamente, la Food and Agriculture Organization de las Naciones Unidas no registra cifras específicas para estos países, pues considera al Nephelium – así como al lichi, la guayaba, el durio y la granadillas- como frutas tropicales secundarias que se cosechan en volúmenes más bajos que las frutas tropicales consideradas principales – piña, mango y papaya-.

Hoy se cosecha el árbol del rambután – además de otros frutales tropicales considerados “exóticas” o no tradicionales- en la agro empresa puertorriqueña Nebai Fruit Graden, que opera en el barrio Hoyamala del municipio de San Sebastián desde el 2002. En tierras más cercanas a Puerto Rico, se cultiva con éxito para exportación en las tierras bajas costeras de Honduras, Costa Rica, Colombia, Ecuador, Cuba y Trinidad.

La temporada del rambután en Puerto Rico se extiende desde julio a octubre. Aprovéchenla y pruébenla. Pero ojo……no las chupen como las quenepas. Sólo rasguen la cáscara, saquen la semilla completa y muerdan la suculenta pulpa. ¡Ahhhh…..y no se pongan tiquismiquis con el peludo y rojizo! No se convertirán en piedra, como hacia Medusa con todo aquél que la mirara de frente.

Referencias Mínimas

En red
http://fidehonduras.com/documentos/fichas-producto-mercado/
https://journals.ashs.org/horttech/view/journals/horttech/21/1/article-p136.xml#affiliation0
https://noticias.universia.pr/en-portada/noticia/2014/01/09/1073842/rambutan-longan-otras-
quenepas-pueden-cultivar-puerto-rico.html
https://www.nebaifruitgarden.com/


Generales
J.G. Vaughan y C.A. Geissler, The New Oxford Book of Food Plants: A Guide to the Fruit,
vegetables herbs and Spices of the World, 1997.
K. F. Kiple y Ornelas, The Cambridge World History of Food, 2 vols. Vol. 2, 2000.
Melvin Arias e Iván Carlo, El cultivo del rambután o mamón chino. Ministerio de Agricultura de
Costa Rica, 2014.

Pitahaya: sutil en sabor, poderosa en nutrición

Su sabor es sutilmente dulce por lo que la hace tremenda alternativa para mezclar con otras frutas en forma de batida.

La pitaya causó en mi una gran impresión, principalmente porque su aspecto físico me hizo pensar que iba a tener un sabor fuera de este mundo. La pitaya fisicamente parece el huevo de una criatura mística, tiene una forma esférica cubierta por escamas color fuchsia con puntas de color vede chatré. Al picarla a la mitad, por dentro guarda una pulpa blanca o fuchsia con muchas semillitas negras, sin embargo su sabor es casi inexistente. La pitaya tiene un leve sabor dulce, sin ningún tipo de tonalidad ácida o floral. De primera instancia había quedado desilusionada, pero su gran aclamo me hizo querer estudiarla y tengo que decir que es tan grandiosa como se ve.

La pitaya es un alimento alto en antioxidantes, estos nos ayudan a reducir el daño celular y por ende posibles inflamaciones e inclusive la progresión de tumores carcinogénicos. La pitaya roja contiene betacianina y la amarilla betaxantina, ambos son compuestos no esenciales que se encuentran en los pigmentos de la planta y tienen efectos antioxidantes. La pitaya también es alta en vitamina C, la cual no tan solo juega papel de antioxidante, además es importante para el sistema inmune y la cicatrización de tejidos. Cuenta en menor proporción con vitamina E y A, ambas magníficas en reducir el estrés oxidativo.

La pitaya es alta en fibra, la cual nos ayuda a regular el sistema gástrico y a prevenir el estreñimiento. Su fibra es particularmente alta en oligosacaridos, estos cumplen función de prebióticos. Los prebióticos son básicamente la comida de los probióticos o bacterias positivas que viven en nuestro sistema gástrico. Los probióticos son nuestra primera línea de defensa y ayudan a que no pasen bacterias dañinas a nuestro cuerpo, pero también ayudan a la absorción de nutrientes y a la lubricación de los intestinos. Cuando les damos de “comer” oligosacaridos prevenimos su disminución y promovemos su propagación.

La pitaya, además nos ayuda a preservar la salud cardiovascular ya que sus pequeñas semillas son altas en omega 3. Los omega 3 ayudan a disminuir triglicéridos y a aumentar el colesterol bueno. También previenen la formación de placas arteriales y ayudan a la desinflamación de tejidos resultando en una presión arterial adecuada.

Esta fruta puede que no sea la más rica en sabor, pero sus beneficios me invitan a integrarla a mi dieta. Su sabor es sutilmente dulce por lo que la hace tremenda alternativa para mezclar con otras frutas en forma de batida. También se puede añadir a ensaladas de fruta que contengan cítricos para ayudar a atenuar los sabores fuertes o a ensaladas de hojas para añadir un componente de humedad, color y textura. Espérala este mes en la bolsa de PRoduce y no dudes en contarnos cómo la integraste a tu plato.