Trufas de zanahoria y glasé de jengibre 

INGREDIENTES

Trufas

  • ½  Tz Zanahoria
  • ¾   Tz Nueces
  • 1 Tz Dátiles 
  • Pizca  Clavo
  • 1 cdta Canela
  • 1 Pizca  Sal de mar
  • Opcional  Pasas, piña deshidratada, goji berries

Glasé

  • 1 tz  Cashews
  • 1 pulgada Jengibre sin piel
  • ¼  tz Maple Syrup
  • ¼  tz Aceite de coco
  • ¼  Tz Agua 
  • pizca Sal
  • Opcional Agar

PROCEDIMIENTO

Preparación trufas:

  • En un procesador de alimentos, triturar zanahorias y nueces
  • Añadir dátiles, agua y especias y continuar procesando hasta que esté a punto de formar una masa.
  • Una vez la masa esté homogénea, formar bolitas de 20 gramos y presionar.

Preparación glasé: 

  • Licuar todos los ingredientes.
  • Una vez las trufas estén congeladas, bañarlas en el glasé.

Pollo agridulce con piña

INGREDIENTES

  • 1-2 lb pollo picado sazonado con sal y pimienta
  • 1 ½ taza harina + ½ taza maizena en recipiente
  • huevo batido suficiente para empanar
  • 3 cdas aceite vegetal 
  • 1 pimiento rojo picado en una pulgada 
  • ½ a 1 taza piña picada
  • 1 cdta ajo molido 
  • 1 cdta jengibre molido 
  • 1 taza jugo de piña
  • ½ taza salsa soya 
  • ¼ taza vinagre de arroz o blanco 
  • 2 cdtas maizena 
  • cebollines y ajonjolí (opcional)

PROCEDIMIENTO

  • Empanar el polio sazonado comenzan­do con el huevo y luego con la harina.
  • Freír aproximadamente de 4 – 8 min hasta dorar.
  • En una cacerola sofreír la piña en el aceite hasta que este dorada, retirar para usar luego.
  • En el mismo aceite, sofreír el ajo y jengibre unos minutos.
  • Luego añadir el jugo de piña, salsa soya, vinagre y azúcar y cocinar a fuego medio por 10 min.
  • Agregue los pimientos.
  • Mezclar la maizena con un poco de la salsa en un envase aparte, agregar a la salsa y mover hasta que espese.
  • Mezcle la salsa con el pollo, piña, ajonjolí y cebollines.

Jugo de ketembilla

INGREDIENTES

  • 1/2 libra de ketembillas, lavadas y sin tallos
  • 1/2 taza de azúcar negra (se puede usar stevia o blanca)
  • 1 taza de agua para syrup
  • 1 taza de agua para licuar

PROCEDIMIENTO

  • En una olla pequeña, combine el azúcar y agua, hierva a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva completamente.
  • Deje reposar y enfriar el syrup.
  • Añadir las ketembillas a una licuadora o procesador junto a otra taza de agua.
  • Encender hasta que queden todas las frutas liquidas.
  • Cuele el jugo, apretando todas las pulpas para obtener jugo.
  • Añada el syrup preparado anteriormente y echar agua hasta que quede a gusto y refrigerar.

Vinagreta de guanábana

INGREDIENTES

  • 1 tz de aceite de oliva
  • 1/2 tz de mostaza
  • 1 tz de pureé de guanábana
  • 2 cda azúcar

PROCEDIMIENTO

  • Limpiar la cáscara de guanábana y extirpar las semillas.
  • Moler la pulpa con la mostaza y azúcar.
  • Agregar los ingredientes molidos en un bowl.
  • Incorporar el aceite lentamente batiendo la mezcla a la vez que se emulsifique.

Vinagreta de carambola

INGREDIENTES

  • ½ lb de carambola 
  • 2 tazas de aceite de oliva 
  • 1 cdta. de sal y pimienta 
  • 4 oz de vinagre de preferencia 
  • 1 taza de azúcar

PROCEDIMIENTO

  • Moler y colar las carambolas.
  • Reducir el jugo de carambola y la azúcar por 20 minutos a fuego alto y luego enfriar.
  • Añadir todos los ingredientes en un envase y con un batidor mezclar hasta que emulsifique.

Pasta con calabaza asada

INGREDIENTES

  • 1/4 lb de calabaza
  • 3 oz de queso fresco
  • 2 dientes de ajos en láminas
  • queso parmesano
  • sal y pimienta a gusto
  • nuez moscada
  • Pasta Fettucine fresca

PROCEDIMIENTO

  • Hornear a 350° la cabaza envuelta en papel de aluminio por 20 min.
  • Luego, sacarle la piel y pisarla con el queso fresco.
  • Agregarle la sal, pimienta y nuez moscada.
  • Saltear el ajo en una sartén y añadir la pasta cuando esté lista.
  • Al servir se puede decorar con hierbas frescas, queso parmesano y aceite de oliva.

Ensalada de Bok Choy

INGREDIENTES

  • 1 lb bok choy picado a la mitad 
  • 1 lb malanga lila hervida (picada en cubos medianos) 
  • 1 lb calabaza hervida (picada en cubos medianos) 
  • 4 oz queso de cabra y guayaba (picada en cubos pequefios) 
  • Vinagreta de papaya (4 oz papaya,4 oz aceite de oliva, 2 oz vinagre de manzanas, molido en triturador hasta licuado)
  • Sal y pimienta a gusto 
  • 4 oz zanahoria rayada 
  • Nueces (opcional)

PROCEDIMIENTO

En un mixing bowl agregar las calabazas, la malanga y el queso y remojar con la vinagreta de papaya. Poner las viandas en un plato. Seguir colocando el bok choy (frito o salteado) alrededor de las viandas nuevamente remojan­dolas en la vinagreta. Decorar con rayadura de zanahoria y nueces. 

KyV del Caribe: testimonio de lo bonito, lo feo, lo difícil, y lo necesario de trabajar la tierra

Por PRoduce!

Francisco Arroyo tiene un perfil peculiar, de verlo uno lo pensaría quizás reservado, hasta tímido, pero al escuchar la primera palabra que sale de sus labios, te percatas de que estás frente a un agricultor dedicado, sin pelos en la lengua, y que, él y su esposa, quienes fundaron KyV del Caribe en Adjuntas, son un buen ejemplo de lo que hace singular a nuestros productores: su tenacidad.

Francisco y Vivian Bayona componen Kiko y Vivián del Caribe, (o, por sus siglas, KyV del Caribe), productores de brócoli, zanahoria, repollo verde y violeta. A través de nuestro HomeBox, nuestros suscriptores han podido deleitarse de sus productos y ellos han encontrado lo que carecen muchos de los que cultivan nuestra tierra: liquidez.

“Con PRoduce! Es bueno porque le vendo y me ayuda en mi flujo de capital, en mi flujo de cash. Por eso es que yo busco ese tipo de colaboraciones”, nos confesó Francisco durante la visita que le hicimos.

De eso se trata nuestro HomeBox, de unir a los consumidores con productores locales que ofrezcan alimentos saludables, y de calidad. Y, que a cambio de esto, tengan garantizada la venta de sus cosechas.

La relocalización como “deber”

Francisco Arroyo creció en una vaquería. Y, a pesar de querer seguir el ejemplo que le habían dado sus tres tíos en la producción de productos lácteos en grandes cantidades, el alto costo de esta práctica fue demasiado. Por esto, de 1999 al 2003, junto a Vivian, Francisco comenzó la venta de leche, queso, y jabones de leche de cabra. Un tiempo después, decidieron probar suerte en Estados Unidos.

Una vez relocalizados, hicieron lo necesario para sostenerse. Pero, en medio de la caída de la economía estadounidense del 2008, comenzaron a ver en la inversión en actividad agrícola un posible y más seguro sustento. Ahora, 10 años después de tomar esa decisión, no han mirado atrás. A pesar de que el camino no ha sido fácil, el trabajo es 24/7, y muchas veces solo pueden salir cuando “hay que entregar producto”, como dicen en inglés, they would’nt have it any oher way.

Durante 12 años, y después de criar cabras en Camuy, manejaron KyC Farms en Jacksonville, Florida. ¿Cómo? A través de lo que se conoce como Agricultura Apoyada por la Comunidad, o CSA, por sus siglas en inglés.

¿Qué son los CSA?

Los CSA consisten en una comunidad de individuos que se comprometen a apoyar una operación de granja para que las tierras de cultivo se conviertan en la granja de la comunidad. En estas, los productores y consumidores se apoyen mutuamente y comparten los riesgos y beneficios de la producción de alimentos.

En un modelo tradicional de CSA, los miembros compran una parte de la producción antes de cada temporada de crecimiento. Entonces así, el agricultor recibe capital de trabajo por adelantado, gana seguridad financiera, gana mejores precios de los cultivos y se beneficia del plan de mercadeo directo.

En Florida, en lugar de continuar con ganado, Francisco y Vivian decidieron probar con vegetales. Gracias al apoyo del Programa para Fincas Pequeñas de la Universidad de Florida; después de errores, retos, y mucha lectura, definieron qué tipo de operación manejarían.

Ellos y sus tres hijos decidieron proveer alimento a más de 300 familias a través de un CSA donde “la gente pagaba la cosecha seis meses antes”. Esto les permitió producir y entregar unos 12 productos.

Esfuerzo y puro sacrificio, en la patria

Pero, después de l huracán María, el llamado de su patria, y su deseo de “bajar la carga”, pudieron más que un negocio exitoso en “la Florida”. Francisco y Vivian volvieron a Puerto Rico y comenzaron la búsqueda de un espacio fértil que diera producto de calidad al país que importa un 85% de lo que come.

“Llevamos año y pico desarrollando esto junto a algunos trabajos de construcción, para diversificar el income”, nos siguió contando Francisco. “Mucha gente cree que este negocio de la agricultura es de un azada y un paquete de semillas. Pero no, este negocio es de capital”, añadió. Y es que los gastos a los cuales se enfrenta alguien con una producción agrícola en Puerto Rico varían entre los empleados, , el combustible, equipo, seguros, seguros agrícola, entre otras cosas.

“Una cosecha no vendida, puede implicar que un agricultor no pueda sembrar más”, nos dijo Francisco con tono sobrio.

Los retos que enfrentan nuestros productores son muchos. Entre estos, la burocracia en la diligenciación de certificaciones, especialmente en la producción orgánica local.

“En PR hay una longaniza de vallas que en Florida no había. Éramos exentos”, comentó con frustración Francisco. “Se pagaba por la certificación orgánica; iban, te inspeccionaban y ya”, añadió Vivian. “Ahora mismo estamos tratando de hacer el papeleo (para la certificación orgánica) y ahí hay una hoja de cotejo que tiene 39 páginas…para poder vender vegetales”, expresó Francisco mientras señalaba la pila de papeles. “Una lista de documentos que hay que buscar en diferentes agencias de gobierno”, añadió Vivian con incredulidad, dado a que el trabajo que realizan les imposibilita sacar tanto tiempo para tantas gestiones gubernamentales.

Pero, con todo y eso, el trabajo se hace y continúan poniendo productos de calidad en la mesa de docenas de familias. Ahora, en la Isla.

Ahora bien, ¿por qué escogieron asentarse en Adjuntas?

“En todo Puerto Rico, hay dos o tres secciones de tierra que tienen buena temperatura: Adjuntas, partes de Ciales, partes de Utuado […] Tú puedes comprar el terreno, pero la temperatura no. Las temperaturas moderadas de aquí hacen que uno pueda trabajar mucha cantidad de producto”, compartió Francisco. Aunque enfrentan los mismos retos que en el “llano”, se aseguraron de que KyV del Caribe operara desde donde le pudieran garantizar flujo de producto a su clientela.

Que nos depara el futuro

“En Puerto Rico hay menos productores grandes de lo que creemos. […] La falta de capital provoca que una persona que viva por aquí (en Adjuntas) quiera vender el producto hoy y cobrarlo hoy. No tienen para esperar a enviar el producto a San Juan y esperar 30 días para que le paguen más por el producto. No tienen esa liquidez”, sentenció Francisco, para luego añadir, que considera que la clave está en la unión de los agricultores y la colaboración con servicios como PRoduce!.

“Allá lo logramos porque yo soy un tipo autodidacta. Sigo, sigo hasta que lo logro. Aquí fue igual. Yo llegué no sabiendo nada del área. Todo el mundo: “no se puede, no se puede”, “tú no sabes lo que estás haciendo”, bla, bla, bla. Y llevamos dos meses vendiendo zanahorias, brócoli, repollo”, dijo con orgullo como evidencia de su gran esfuerzo y el de su familia.

En una isla tropical con las condiciones climáticas perfectas para una saludable producción agrícola, y con diez de los 11 tipos de suelo existentes en el mundo, se importa el 85% de lo que se consume. Y es una realidad que se manifestó durante el 2017 y principios del 2018. Cuando como consecuencia del paso del huracán María, la logística en puertos falló y vivimos escases de muchos alimentos y productos de primera necesidad.

Comer bien es un estilo de vida. No solo es bueno para nuestra economía, si no que también para nuestra salud.

Nuestros suscriptores reciben productos de aquí y de la mejor calidad. Con estos, es posible llevar una dieta balanceada que nutra nuestro cuerpo y los bolsillos de nuestros productores. Si ya estas suscrito, ¡cuéntanos cómo has utilizado lo que has recibido de KyV del caribe! Y si todavía no lo has hecho, suscríbete aquí.

¿Cómo está la agricultura en Puerto Rico?

Por PRoduce! Team

Muchos pensaron que aquel 20 de septiembre de 2017 sellaría el futuro agrícola de Puerto Rico. Pero, a pesar de que el huracán María representa el reto más grande al que se han enfrentado nuestros productores en nuestra historia moderna, y de los grandísimos retos que trajo, la agricultura puertorriqueña va pa’ ‘alante gracias al compromiso de nuestros productores, el cual cada día es más profundo.
¿Cómo está la agricultura en Puerto Rico?

En una reciente revisión de cálculos (1), la Junta de Planificación (JP) estimó en $43,135 millones el impacto económico que tuvo el paso del huracán María sobre la Isla. Específicamente, las pérdidas del sector agrícola, rondean los $2,000 millones.

A eso se le añadieron las 77 mil personas que decidieron probar suerte en Estados Unidos, y partieron durante este año. Tristemente, el impacto de María fue aún peor dado a que, solo semanas antes, Puerto Rico enfrentó el huracán Irma; el cual provocó $45 millones en pérdidas. Lo más afectado fueron los plátanos y guineos.

Plátanos. Crédito: Adobe Stock

Las ráfagas de Irma, los vientos sostenidos y letales de María, y la subsiguiente crisis humanitaria que todavía atravesábamos en diciembre de 2017, provocó que, durante las Navidades del año pasado, no pudiéramos degustar pasteles hechos aquí.

Pero, gracias a la entrega de nuestros agricultores, a diez meses del evento, la industria de los plátanos y guineos de Puerto Rico se restableció. Esto provocó que el Departamento de Agricultura cesara la importación de estos productos, dado a que ya no hace falta. Tenemos nuestros plátanos y guineos. Y esta Navidad hay pasteles, de aquí.

A muchos les palpitó el corazón al ver las montañas y los valles reverdeciendo. Con ayuda del sol, el agua, y tierra fértil, nuestras cosechas están dando frutos. Pero, el compromiso de los puertorriqueños y puertorriqueñas con lo que se produce localmente es crucial, y debe ser más fuerte que nunca. De eso depende el futuro de la industria y los que se viven de ella.

Algunos de los retos a los cuales se enfrentan nuestros agricultores son:

Censo agrícola federal

Se supone que durante el 2019 tengamos certeza de dónde está más careciente nuestra industria. Ya que, durante los últimos meses, el Departamento de Agricultura federal (USDA, por sus siglas en inglés) realiza un censo sobre la industria en la Isla y, según anunciaron, lo harán público durante el próximo mes de enero. Los resultados de este censo lanzarán luz al estado de la industria agrícola en la Isla y nos proveerá un cuadro más claro sobre nuestros productores locales, sus ganancias, y retos. Los agricultores pueden someter sus respuestas en línea.

Nuestros productores

A través del PRoduce! Home Box queremos llevar productos frescos fruto del trabajo de nuestros productores locales a la mesa puertorriqueña. Cada dólar que se consume en productos de aquí, es dinero que se queda y circula en la economía de Puerto Rico, por lo que a todos nos conviene más allá de los beneficios de frescura, sabor y salud.

En estos últimos dos meses del año, nos dimos a la tarea de visitar y conversar con los productores que llevan sus cosechos a la mesa boricua a través de nuestro HomeBox; con el cual buscamos volver a unir al consumidor con las manos que preparan sus productos.

Maritere, armada de sus 40 cabras lecheras, lleva consigo la encomienda de impulsar el queso de cabra hecho en Puerto Rico. Crédito: PRoduce!

A pesar de trabajar una diversidad de alimentos (desde parcha, hasta queso de cabra), nuestros productores tienen algo en común: un vivo y cada vez más profundo compromiso con la Isla y nuestra soberanía alimentaria. Desde su preparación, a la atención y cuidado que le brindan a sus plantas y animales; todo de los productores locales nos deja saber que tenemos una clase que trabaja duro por alimentar y cuidar de la salud del pueblo boricua.

En una isla tropical con las condiciones climáticas perfectas para una saludable producción agrícola, y con diez de los 11 tipos de suelo existentes en el mundo, se importa el 85% de lo que se consume. Y es una realidad que se manifestó durante el 2017 y principios del 2018. Cuando como consecuencia del paso del huracán María, la logística en puertos falló y vivimos escases de muchos alimentos y productos de primera necesidad.

“Siempre te orientan de que vayas pensando en la posibilidad de exportar tu producto o tu negocio. Pues, porque Puerto Rico es relativamente pequeño. […] Pero, hay cosas que deberíamos pensar primero. Tenemos que pensar bien sobre qué podemos hacer para disminuir la importación”, opinó en entrevista con nosotros José “JO” Rodríguez, dueño de Levain Artisan Breads en Aguadilla, quien le provee panes de primera a los suscriptores de nuestro HomeBox.

“Y creo que así debe ser, que la importación sea para momentos de emergencia. […] La agricultura es algo que nosotros como país deberíamos explotar al máximo”, concluyó José.

Por otro lado, Maritere Juan de Queso Kbra insta a que más mujeres vean que “la agricultura es una opción”. Maritere, junto a sus cabras, creó un queso que “se ajusta al paladar boricua”.

Si hay algo que distingue a nuestros productores locales es su preparación, dedicación, y, más valioso que eso, su compromiso con el plato boricua. Pero, necesitan de nuestro apoyo.

Tierras cultivadas por Cosechas Tierra Viva en el pueblo de Las Piedras, Puerto Rico.
Crédito: Cosechas Tierra Viva

“Hay que consumir local porque estamos apoyando la economía de aquí”, denunció Natalia de Cosechas Tierra Viva, la primera finca “inteligente” en Puerto Rico, en entrevista con nosotros.

Para este 2019, practica comer rico, saludable, y de aquí. ¿Cómo? ¡Suscribiéndote a nuestro HomeBox aquí! Si ya eres suscriptor, gracias por ser parte de la misión para disminuir el porcentaje de importación.

Referencias:

  1. Elevan estimado sobre el impacto económico del huracán María – 4 de diciembre de 2018 / El Nuevo Día