Finca Mi Casa: llevando frutos orgánicos a tu mesa

En el kilómetro 9.2 de la carretera 119 en Camuy, encontrarás Finca Mi Casa. De primera instancia, solo parece ser un espacio de siembre fértil. Y lo es, sumamente fértil. Pero, allí, Luis Soto, conocido como Don Luis, maneja una de las pocas fincas orgánicas certificadas en Puerto Rico, y también colecciona semillas autóctonas.

Don Luis es agrónomo y agricultor ecológico, por sus prácticas y gran conocimiento se ha convertido en una figura heroica para los que forman parte del mundo de la agricultura en Puerto Rico. Y, para nosotros, el reconocimiento a productores tan valiosos como Don Luis es crucial; productores comprometidos con desarrollar nuestra tierras, proveer un alimento saludable, y, finalmente, disminuir la importación.

Nacido y criado en Camuy, Puerto Rico, Don Luis estudió agronomía en Recinto Universitario de Mayagüez (RUM). Allí aprendió el aspecto académico de la labor. Pero, es através del desarrollo de 4.5 cuerdas en los llanos de la Ciudad del Sol Taino, que se convierte en la leyenda que es hoy día.

Finca Mi Casa se compone de 4.5 cuerdas de terreno en los llanos del pueblo de Camuy, Puerto Rico. Crédito: PRoduce!

Nació Finca Orgánica Mi Casa

Cuando en 1980 se mudó junto a su familia a una casa con un terreno de 4.5 cuerdas,  no perdió tiempo y comenzó a ponerlo en producción. Poco tiempo después, logró darle a su familia un alto nivel de independencia alimentaria. No solo esto, si no que la producción fue tanta, que llegó el punto en que lo cosechado sobraba, tanto que se podía vender.

En dos cuerdas, Don Luis tiene maíz, kale, habichuelas blancas, ajices dulces, tomates, yuca, plantas aromáticas, arúgula, acelga, plátano, calabaza, berenjenas, papaya, cúrcuma, entre otras plantas autóctonas que siembra por motivos de conservación.

La riqueza en cultivo es gracias a la técnicas que utiliza, técnicas orgánicas y ecológicas. No solo hace una rigurosa selección de semillas, escogiendo las más fuertes y sabrosas de frutas, tampoco utiliza compuestos químicos o combustibles fósiles. Lleva a cabo una siembra tradicional, donde usa bueyes cuando hay que arar el terreno, y técnicas análogas para el resto de la tareas.

Entonces, através de la rotación de cultivos (no sembrar la misma planta en el mismo lugar muchas veces) mantiene fértil el suelo y mantiene bajo control las plagas. Tampoco utiliza semillas hídridas o injertos, solo semillas de polinización abierta, semillas que tiene toda la información genética necesaria para producir la planta original.  

En el proceso de siembra, solo utilizan métodos tradicionales, como bueyes para arar el terreno. Crédito: PRoduce!

Son todas estas prácticas las que lo hicieron merecedor de una de las muy pocas  fincas orgánicas certificadas por el Departamento de Agricultura Federal (FDA, por sus siglas en inglés) en Puerto Rico. Don Luis recibe una visita anual por parte de la FDA para para asegurarse de que continue con las mismas buenas prácticas. Tiene una certificación orgánica por el FDA. Las semillas sembradas por Don Luis, muchas que han sido sembradas en familia por generaciones, siempre pasan la prueba.

Rescatando historia

Las semillas tienen tres características principales: secas (ej: habichuelas), húmedas (ej: tomate) y vegetativas (ej: yuca). No importa cómo son “cada semilla tiene su historia”.

“Te puedo decir de qué persona la conseguí, sus caracterícticas, cómo se adapta, y su historia”, nos contó Don Luis en un recorrido por su finca durante una mañana de sol inclemente.

Don Luis cosechando de su palo de achiote. Crédito: PRoduce!

Una semilla puede contar parte de nuestra historia como país. Por eso, Don Luis ha viajado la Isla en búsqueda de plantas que se sembraban mucho antes, pero ya no. Todo por temor a que desaparezcan por siempre. Este es el caso del higuero de maraca, cuyo fruto se utilizaba para hacer la clásica maraca puertorriqueña, y de la planta güiro, cuyo fruto se utiliza para hacer los guiros tradicionales.

Planta de güiro. Crédito: PRoduce!

Compromiso ambiental  

Su pasión es fruto de su crianza y educación en la suma apreciación de las plantas y el sustento que nos regalan. La pasión y el compromiso que siente Don Luis por la tierra se traduce a la filosofía ecológica con la que vive él, y la que ha inculcado en su familia. Finca Mi Casa es ecológica; conservan la tierra, las plantas, las aves, y los demás organismos que conviven allí.

“Tenemos que vivir todos en armonía, porque todos se complementan”, afirmó.

Riqueza del fruto

Comer local no es solo bueno para la economía, es bueno para la salud. Cuando le preguntamos a Don Luis qué le gustaría que nuestros suscriptores supieran de su producto, nos dijo: “que están consumiendo los mejores productos de las mejores semillas. Semillas que han sido sembradas y conservadas por la calidad de sabor de su fruto y adaptabilidad al terreno”.

Para Don Luis no pasa desapercibida la tendencia actual de apreciar lo cultivado localmente a través de nuevos conceptos culinarios, por esto, entrega semanalmente productos frescos a un sinnúmero de reconocidos restaurantes en el área metropolitana.

Don Luis mostrando la vaina de la planta de ajonjolí. Crédito: PRoduce!

“Puerto Rico se ha convertido en un destino para degustar nuestros productos. Tenemos chefs excelentes y muy creativos en la cocina”, sentenció orgullosamente.

Los suscriptores de nuestro HomeBox han recibido de Finca Mi Casa: maíz, tomate, habichuelas blancas, guineo, aromáticas, y berenjena. “No solamente estas comprando un producto, si no que (con el HomeBox) estas comprando salud”, afirmó Don Luis Soto.

 

Si eres suscriptor, ¡cuéntanos qué te han parecido los productos que has recibido de Don Luis! y si no lo eres, suscríbete aquí

One thought on “Finca Mi Casa: llevando frutos orgánicos a tu mesa”

  1. Buenos días, esta planta se llama pejua o uvero extranjero, sus frutos me encantan (a muchos no) dan una sensación astringente como la fruta del merey, y al igual que este la mancha que deja el jugo de sus frutos es imposible de quitar… Acá en la zona sur de Anzoátegui (Venezuela) abundan. La primera foto no se corresponde con la pejua, la fruta de la pejua no es así de redonda, más bien es ovalada y como dice Fiorella el fruto de la pejua se da el racimos en las ramas no en el tronco del árbol… Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *