La nutrición de la lechuga

La lechuga es un vegetal muy familiar para todos, y como nutricionista me atrevo a decir que es el vegetal preferido de los puertorriqueños. Creo que la razón de su acogida tiene que ver con su sabor tenue, el cual facilita acompañarla con todo tipo de alimento. La lechuga, aun con su sencillez, nos aporta muchos beneficios nutricionales.

Existen varios tipos de lechuga, cada cual con cualidades distintivas. Sin embargo, algo que las caracteriza es su alto contenido de fibra y su bajo valor calórico. La fibra nos ayuda a agilizar el tránsito gástrico y a promover saciedad, el bajo contenido de calorías nos permite comer mucha cantidad sin la preocupación de un exceso calórico.

Es por esto que la lechuga es muy popular entre las personas que están tratando de perder peso. 

La lechuga es alta en vitamina A y C, que son magníficos antioxidantes. También es buena fuente de vitamina K; mientras más oscura la hoja, más alto su contenido. La vitamina K nos ayuda al proceso de coagulación y sellado de heridas. Este vegetal también es alta en folato, la cual es importante para las embarazadas prevenir defectos del tubo neural del bebé.

La lechuga está asociada con dormir mejor porque contiene un químico llamado “lactucarium” que promueve la relajación. Este químico se encuentra en la sabia blanca que produce la hoja madura, estas tienden a ser un poco amargas. Para atenuar la amargura, las podemos amortiguar con aceite en la estufa y añadirle un poco de sal y pimienta. La lechuga contiene carragenanos y lipoxigenasas, dos químicos que promueven la desinflamación.

 Este nuevo año comiénzalo con el pie derecho comiendo lechuga fresca del País. 

¡Invita a otros a probarla y disfrutar de ella haciéndola llamativa! Dale color y sabor con otros vegetales que puedes añadirle tales como pimientos amarillos, tomates rojos, repollo lila y cebolla blanca para un festín de colores y sabores. Si quieres darle tonalidades dulces, le puedes añadir almendras y “cranberries”.

Yo me voy a comer mi lechuga junto a un buen pico de gallo. Y tú, ¿con qué combinarás la tuya? No dudes en compartir tu plato e inspirar a otros a tener salud.

¡Feliz navidad y propero año nuevo!

PRO TIP: Mezcla más de un tipo de lechuga juntas y de esta manera aumentas la variedad de nutrientes en la ensalada, ya que cada tipo de lechuga se distingue por distintos nutrientes.

Author: Gabriela Tirado

Nutrición en tus Manos - Licenciada en Nutrición y Dietética

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *