La pana es pura fibra

La pana es un fruto muy energético, una taza contiene 227 calorías cualidad que le atribuye su alto contenido de hidratos de carbono. Al escuchar esto muchos de los que estamos tratando de cuidar nuestra figura nos espantaríamos, sin embargo, es un fruto aun más alto en fibra. De hecho una taza contiene 10.9g de fibra que contribuye a casi un tercio de las necesidades diarias de fibra. ¿En qué nos ayuda esto? En que la fibra nos ayuda a crear bulto en el estomago y a digerir esos hidratos de carbono de una manera lenta. Podemos decir que entonces que una taza de pana nos proveería saciedad más rápido y por más tiempo que una taza de arroz blanco. La que tan solo contiene 0.5g de fibra y calóricamente es similar aportando 204 calorías. El estar saciados nos invita a evitar segundos platos o a picar de más.

El fruto de la pana también cuenta con flavonoides los cuales tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. A su vez ayudando a prevenir enfermedades pro-inflamatorias tales como la arterioesclerosis. Es buena fuente de vitamina C y Tiamina, vitaminas que contribuyen al sistema inmune. El alto contenido de fibra también contribuye a disminuir la absorción de colesterol y a prevenir picos de glucosa en sangre. Además, cuenta con un alto contenido de potasio el que nos ayuda a manejar nuestra presión y mantener un corazón saludable.

La pana es una fruto con un sabor bastante neutral, atributo que la hace muy versátil en el mundo culinario. De hecho en inglés se le llama “breadfruit” o fruta de pan. Esta se puede hervir y servir tal cual con un poco de aceite y sal. Se puede preparar en majados y hacer rellenos o pastelones. Se puede preparar frita como el caso de los tostones de pana. Se puede utilizar inclusive para postres, por ejemplo el flan de pana. Pero dentro de su preparación la más curiosa es que se puede pulverizar y utilizar como harina. Esto la hace una magnifica opción para personas con enfermedad celiaca o intolerancia al gluten.

Para alargar la vida de este delicioso y nutritivo fruto te sugiero congelarla. Primero córtala en dos y retira el centro. Luego pélala y trocéala en cubos. Una vez troceada, métela en una bolsa con sellado y elimínale todo el aire que tenga dentro. Séllala y ponla dentro del congelador. ¡Listo! Ahora tienes pana disponible para usar durante un año.

Author: Gabriela Tirado

Nutrición en tus Manos - Licenciada en Nutrición y Dietética

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *